Saturday, April 23, 2016

BRAVISSIMO, SIGNORE DRAGHI!

AM | @agumack

"Deeds matter, not institutional appearances" — Adam Posen

Aplausos al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Frente a las críticas del ministro de economía alemán Wolfgang Schauble, Draghi defiende la política monetaria del BCE y comenta: "We obey the law, not the politicians, because we are independent, as stated by the law". Como argentinos tal vez nos cueste entender este episodio. Normalmente los políticos piden más dinero. En este caso, la respuesta de un banco central independiente es decir no. Pero los políticos (alemanes) piden menos dinero. Por eso Draghi hace lo correcto —desde el punto de vista de la independencia del banco central— al relajar la política monetaria. El Sr. Schauble afirma que el accionar de la BCE favorece al populismo. Acusación absurda; lo que molesta en Alemania es la situación de los fondos de pensión, obligados a generar retornos positivos—algo difícil de lograr con tasas de interés ultra-bajas [ver].

                                                                   * * *

¿A qué ley se refiere el Sr. Draghi para justificar su posición? Sin duda está pensando en el artículo 127(1) del Tratado sobre el funcionamiento de la UE: "The primary objective of the ESCB shall be to maintain price stability". Si la tasa de inflación baja de manera persistente, no hay estabilidad de precios—y el BCE no cumpliría su deber al adpotar la política restrictiva que piden los políticos alemanes. Pero hay otro texto que vale la pena mencionar: "EU institutions and bodies and the governments of the Member States must respect this principle [independence] and not seek to influence the members of the decision-making bodies of the ECB (Article 130 of the Treaty) [...] Members of the Executive Board have security of tenure" [ver]. Es ilegal intentar influenciar al banco central; los miembros de la Junta Ejecutiva tienen sus puestos asegurados por ley.

El concepto de seguridad de tenure —aplicado a jueces y banqueros centrales— es un elemento central de todo sistema político basado en frenos y contrapesos o checks and balances. Nos cuesta mucho aplicarlo en la Argentina [ver]. Bravissimo, signore Draghi!

Saturday, April 16, 2016

A 20 AÑOS DE 'MONETARY POLICY: A MARKET PRICE APPROACH'

AM | @agumack

"It is necessary to have recourse to other tests" — David Ricardo

Se cumplen 20 años de la publicación de Monetary Policy: A Market Price Approach, un libro que leí con entusiasmo en 1998, y que me sirvió enormemente para seguir los mercados financieros (*). Robert E. Keleher y Manuel H. Johnson, los autores, proponen evaluar la política monetaria de la Reserva Federal mediante indicadores de precio, no de cantidades. En lugar de estudiar la evolución del PBI, de la producción industrial o de los agregados monetarios, el analista/banquero central debe seguir la evolución del dólar en términos de las otras monedas, del dinero futuro y de los bienes. Así logra hacerse una idea de la fortaleza/debilidad del dólar en tres dimensiones.

Los precios a monitorear son: el tipo de cambio, la forma de la curva de rendimiento (yield curve) y el precio de los commodities. La regla de oro es: Si el dólar al mismo tiempo sube (baja) contra las principales monedas, si la curva de rendimiento se achata (normaliza), y si baja (sube) el precio de los commodities, estamos frente a una inequívoca escasez (exceso) de dólares. En el primer caso, la Reserva Federal debe relajar la política monetaria; en el segundo caso, debe endurecerla. ¡Listo! ¿Demasiado simple? ¿Muestra de pobreza intelectual? Puede ser—pero la realidad, una y otra vez, parece convalidar el mensaje del Market Price Approach. (Publicaré más detalles técnicos en una próxima entrada).

* * *

En el capítulo 5, Keleher y Johnson presentan los precursores de la idea: David Ricardo (co-autor del Bullion Report de 1810), Henry Thornton (estudiado de cerca por Hayek), Knut Wicksell y el propio Hayek. Con las guerras napoleónicas, entre 1797 y 1821, el Banco de Inglaterra suspende el 'piloto automático' de la convertibilidad de la libra esterlina. ¿Cómo evaluar la política monetaria en este contexto? ¿Faltan o sobran libras en el mercado? Ricardo propone monitorear el tipo de cambio y el precio del oro—descartando indicadores de cantidad. En 1811, Thornton llama la atención sobre las tasas de interés de largo plazo y su relación con la bank rate. Finalmente, Wicksell propone seguir el precio de los commodities como indicador para adecuar la tasa de corto plazo a la (inobservable) tasa 'natural' de interés.

Cuando termino de leer el libro en 1998, estamos en plena crisis de Asia/Rusia/Brasil. Es mi mejor momento en los mercados. Publico un par de notas en El Cronista. Observo la caída en los commodities, la suba general del dólar contra todas las monedas, el achatamiento de la curva de rendimiento. ¡Crisis! Luego llega el momento más espectacular —y también el más peligroso— de toda mi carrera en el mundo de la banca de inversión. No me olvidaré nunca de esa fecha: 8 de octubre de 1998. Todos mis colegas están increíblemente pesimistas. Llaman a sus clientes para que vendan sus bonos y acciones de Argentina y Brasil, y sus acciones de Estados Unidos. "¡Vendan, vendan!" es la consigna oficial del banco.

De pronto me levanto de mi silla. Me ubico en medio del trading floor. A los gritos les digo a todos: "¡Compren! ¡Compren!". Y actuó en consecuencia. ¡Compro en el bottom del mercado! No me importa lo que digan los demás. Escribo una nota optimista para El Cronista (luego me entero que Walter Graziano y Alfonso Prat-Gay forman parte de los pesimistas). También el Wall Street Journal publica una carta mía. Un asset manager de Estados Unidos me invita a un almuerzo en ... New York. Pronostico una inminente baja de tasas de interés. Le apuesto un dólar a Carlos Melconian que la Fed relajará su política. ¿Cuál es la razón de mi euforia? El yen está recuperando terreno. La plata y la soja suben. El rendimiento de los bonos largos sube, justo cuando los futuros de tasa corta empiezan a aflojar. En otras palabras: el mercado comienza a descontar una baja en el objetivo de la tasa corta de la Reserva Federal. ¡100% Market Price Approach!


Finalmente, la Fed baja la tasa de interés. El éxito es inmediato. La bolsa y los activos de riesgo 'vuelan'. Aumenta mi prestigio dentro del banco. Me llaman de radios y programas de TV. El Cronista me hace una larga entrevista, que publica en una página entera, con foto y todo. Enrique Szewach me pide prestado el libro. Me contratan como asesor en otros lados. ¡Hasta me reconocen por la calle! Me doy el gusto de contradecir a los monetaristas del Federal Open Market Committee de la Fed, que piden suba de tasas por el crecimiento de M3. ¡Nada que ver! M3 sube como reflejo del pánico de inversores que acumulan posiciones en money market funds. ¡Miren los precios, no las cantidades! Muy pronto, sin embargo, empiezan los problemas. Me la creo. Me agrando. Me enamoro de mi absurda fama.

Sigo pronosticando subas en los mercados, simplemente por hacerle la contra a los demás. Grave error. Dejo de lado el seguimiento detallado de los indicadores, que vuelven a emitir señales preocupantes. Solo me interesa hablar por radio, aparecer en programas de TV por cable, ocuparme de mis trajes, camisas y corbatas. Cuando viene el desastre de los dot.com en 2000, sigo defendiendo la tesis 'bullish', a pesar de lo que indican los datos. Me despiden del banco. El resto es historia. Ahora, a 18 años de distancia, entiendo mejor lo que ocurrió. Analíticamente, estaba razonablemente bien preparado. Pero no emocionalmente.

Behavioral finance, anyone?

(*) Quorum Books: Westport, Connecticut, 1996. Ver Kurt Schuler: "Bob Keleher's market price approach to monetary policy", Alt-M, 5 de junio de 2012.
________________

Saturday, April 9, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 40

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Mozambique. Excelente nota del Financial Times sobre el 'bono del atún' (*). En 2013, Credit Suisse y VTB (un banco de inversión ruso) coordinaron la emisión de $850 millones en un bono del gobierno de Mozambique. La idea era utilizar los fondos para desarrollar una flota pesquera para aprovechar los recursos del país—en particular en el muy rentable mercado del atún. Problema: los fondos han desparecido—no hay flota pesquera. Ahora los bancos deben 'restructurar' el bono. El gráfico muestra el rendimiento del título. Pasó de 6% en 2014 a casi 15% este año. Pero no Mack, el costo del capital no tiene nada que ver con la ausencia de contrapesos institucionales y la corrupción.

(*) Elaine Moore & Andrew England: "Mozambique prosposes 'tuna bond' restructuring", Financial Times, 10 de marzo de 2016.
________________

[2] Peronismo. Decididamente, el peronismo tiene mala prensa estos días, a juzgar por lo que veo en Twitter. Es algo muy merecido: una vez más, el 'movimiento' ha demostrado su vocación destructora. Donde discrepo con muchos tuiteros es sobre las causas de la atracción del peronismo. Es algo menos irracional de lo que parece. Dos artículos del Financial Times lo muestran (*). Son sobre Sudáfrica y Rusia. Tras la baja en el precio de los commodities, los líderes de estos países enfrentan tremendas recesiones; la inflación y las tasas de interés suben; la moneda se deprecia; la corrupción reina suprema—sobretodo en Rusia, donde el poder judicial responde directamente al ejecutivo. Y sin embargo, Jacob Zuma y Vladimir Putin ganarían sus respectivas elecciones. En Sudáfrica: "It's not that people in rural areas don't care about corruption claims; it's simply that they don't see other options". En Rusia: "For the sake of so-called stability, people will put up with anything". Damas y caballeros, esta es la definición misma del peronismo ... en Sudáfrica, en Rusia y en la Argentina [ver].

(*) Kathrin Hille: "Putin's balance sheet", Financial Times, 8 de abril de 2016; Krista Mahr: "Zuma ruling exposes deep ANC fissures", Financial Times, 9-10 de abril de 2016.
_________________

[3] Ideas. La historiadora económica Deirdre McCloskey publica el último tomo de su trilogía dedicada a la importancia de las ideas —y no de los adelantos tecnológicos o de la solidez institucional— para explicar el desarrollo y la prosperidad. Me permito opinar sobre la base de una reseña, con todas las reservas del caso (*). Las instituciones no explican gran cosa, dice McCloskey: todos los días vemos cómo países con sistemas legales comparables tienen distintos niveles de evasión impositiva y de corrupción. Hay un error elemental en esta apreciación. La dimensión 'de iure' y 'de facto' de nuestras instituciones puede ser muy diferente. Es el caso, por ejemplo, del BCRA: su impecable regimen 'de iure' no resistió a la agresion 'de facto' del kirchnerismo, con los resultados previsibles—alta inflación, pérdida de competitividad, pobreza en gran escala [ver]. Pero estoy comentando una reseña, y estoy seguro que los argumentos de McCloskey son mucho más sólidos.

(*) Diane Coyle: "Immaterial world", Financial Times, 9-10 de abril de 2016. Ver Deirdre McCloskey. Bourgeois Inequality: How Ideas, Not Capital or Institutions, Enriched the World. University of Chicago Press, 2016 [VIDEO].



________________

Monday, April 4, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 39

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Luís Amiguet. Otra buena entrevista de Lluís Amiguet en 'La Contra' de La Vanguardia. El entrevistado es Carlos Sebastián, catedrático de Teoría Económica, autor de España estancada (*). No tengo la menor duda: ¡el Sr. Sebastián lee Contrapesos! En términos levemente diferentes, se refiere a la cultura política 'tribal' típica de países con débiles contrapesos institucionales:

España es aún un Estado neopatrimonialista clientelar. Los partidos han colonizado la administración y la han hecho aún más grande e ineficiente. Nuestra cultura acepta que cada partido tenga su grupo de clientes y amigos y les favorezcan a cambio de su apoyo. Lo vemos hasta natural. El rigor y la independencia deberían ser contrapoder del interés partidista (en la justicia). 

¡Claro que sí! Es exactamente la idea de Francis Fukuyama, tal como la presenté en 2011 [ver]. El Sr. Sebastián también se refiere a la necesidad de dar prioridad al cambio institucional con respecto a 'la educación'—lo contrario equivaldría a exacerbar la fuga de cerebros y a subsidiar a países más ricos, como comenté en esta entrada. Finalmente, el entrevistado afirma que "reformando nuestras instituciones hasta darles la calidad, digamos, de las suecas, España progresaría como Suecia". ¿Suena conocido? ¡Excelente!

(*) "Con instituciones como las suecas, España progresaría como Suecia", La Vanguardia, 4 de abril de 2016.
_____________

[2] Carlos Pagni. Poco a poco los analistas y periodistas argentinos van señalando la gravedad del caos en el sistema judicial. El sábado fue el turno de Jorge Lanata en Clarín [ver]: "El principal problema de la Argentina es la Justicia. En realidad, la ausencia de ella." El Sr. Lanata establece una equivalencia entre corrupción y mal funcionamiento de la justicia, tema habitual en Contrapesos. (Esta equivalencia aparece en la obra de un tal ... Cornelius Tacitus: 1, 2). Ahora le toca a Carlos Pagni (*). El periodista de La Nación muestra cómo el gobierno de Mauricio Macri opta por dejar intacto el descalabro kirchnerista, incluyendo los (in)famosos 'operadores' del poder ejecutivo en la justicia. Macri, señala Pagni, no capta la importancia del desbarajuste institucional de la Argentina. Un verdadero desastre, que señalé a comienzos de este año en el blog [ver]. Pero todavía nos falta entender mejor el vínculo entre la ausencia de contrapesos y el alto costo del capital. Si el liderazgo político no entiende esta relación, nada cambiará. Y la tasa de interés, decía con brillo el embajador Leopoldo Tettamanti, es el "el talón de Aquiles de la economía argentina".

(*) Carlos Pagni: "La impunidad, una amenaza para Macri", La Nación, 4 de abril de 2016.
 
 ______________

[3] Smith. Ya mencioné muchas veces los escritos de Adam Smith sobre el vínculo entre la abundancia de crédito y la calidad del sistema judicial. El propio Smith lo dice: para explicar la prosperidad de un país, la independencia judicial es más importante que la libertad comercial (1, 2, 3, 4). Releo estas entradas y noto que no había mencionado este texto (WN, V.III.5) (*):

Commerce and manufactures can seldom flourish long in any state which does not enjoy a regular administration of justice, in which the people do not feel themselves secure in the possession of their property, in which the faith of contracts is not supported by law, and in which the authority of the state is not supposed to be regularly employed in enforcing the payment of debts from all those who are able to pay. Commerce and manufactures, in short, can seldom flourish in any state in which there is not a certain degree of confidence in the justice of government.

El capítulo continúa con la referencia al (alto) valor de los títulos públicos en países que gozan de una "universal confidence in the justice of the state". Smith se refiere explícitamente a la oferta de crédito: "...the inclination or willingness in the subjects of a commercial state to lend". Pero no Mack, la oferta de crédito no tiene nada que ver con la calidad del sistema judicial.

(*) Adam Smith. An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations [1776]. London: Methuen & Co., 1904.
_________________

Tuesday, March 29, 2016

¡OTRA VEZ ME PUBLICA EL FINANCIAL TIMES!

AM | @agumack

"Là dove è folla di offerenti, non possono esser dure le condizioni dell' offerta" — Galiani

Continúa mi (no)polémica con Paul Temperton, de Tier Company. El Sr. Temperton tiene razón al argumentar que la percepción de corrupción no explica los cambios en las tasas de interés en Brasil. La posición del país en el índice de TI se ha mantenido estable pero las tasas han visto grandes fluctuaciones. Esto es muy cierto. (No hay nada más complejo que el mercado de crédito: decenas de factores afectan las decisiones de quienes ofrecen y demandan crédito). Mi punto es que el alto nivel de las tasas de interés —no sus cambios dentro de rangos recientes— refleja el alto policy risk típico de un país con deficiencias en contrapesos institucionales y altos niveles de corrupción.

Por eso le mandé esta carta al Financial Times, que el diario publica hoy:

Sir, Paul Temperton is right to argue that perceptions of corruption do not explain changes in interest rates (Letters, March 23). But what about their level? Even with sharply higher government bond prices, Brazilian businesses would likely face very high interest rates. Your colorful story about Mozambique's tuna bonds is a case in point ("Mozambique proposes tuna bond restructuring", March 10). Once the commodity boom was over, yields adjusted to a level that better reflects the country's weak institutional framework.

Agustin Mackinlay
European University
Barcelona, Spain.

______________

Friday, March 18, 2016

¡EL FINANCIAL TIMES PUBLICA MI CARTA!

AM | @agumack

Me encanta el Financial Times. No me lo pierdo un solo día—ni el fin de semana. Y ahora me gusta más todavía: hoy publican una carta mía sobre el vínculo entre tasas de interés y corrupción. Es un comentario a la carta de Paul Temperton (16 de marzo) sobre la crisis económica en Brasil. El Sr. Temperton piensa que Brasil tuvo "mala suerte", y que se equivocó con su política de altas tasas. Éste es mi comentario:

Sir, the picture that emerges from Paul Temperton's comments on Brazil is that the country is a victim of a terms of trade shock aggravated by policy errors (Letters, March 16). Thus corruption plays no major role in his analysis. But what if Brazil's high interest rates were, precisely, a reflection of its less than robust system of checks and balances? A decade ago, an IMF study calculated that if Brazil had Denmark's governance indicators, the size of its credit market would increase by roughly 50 per cent.

The link between long-term interest rates and the quality of the judiciary and other institutions -ditched by economists since the start of the 19th century- was well understood by the likes of Bernier, Montesquieu, Galiani, Smith, Raynal and Necker. The key to their analysis is the supply of credit. An excess of political power leads to heightened policy risk and insecure property rights, and therefore to a contraction in credit supply. Thus corruption and high interest rates are two sides of the same coin (*).

Agustin Mackinlay
Professor of Finance,
European University,
Barcelona, Spain 
 
(*) Financial Times, 18 de marzo de 2016.
_______________

Thursday, March 17, 2016

¡OTRO GRAN TRIUNFO! Y VAN ...

AM | @agumack

"... votre sûreté, votre liberté, votre bonheur" — Denis Diderot

Me animo a anotar otro gran triunfo para este blog. ¡Y van! (1, 2). Acaba de salir la actualización del World Happiness Report (*). Para el año 2016, los top-ten son:

1. Dinamarca
2. Suiza
3. Islanda
4. Noruega
5. Finlandia
6. Canadá
7. Países Bajos
8. Nueva Zelanda
9. Australia
10. Suecia

Ocho de estos países son también top-ten en nuestro (pionero) Índice de Contrapesos [ver]. ¡Fantástico! Los índices miden variables completamente distintas; no hay (que yo sepa) auto-correlación. Los criterios de felicidad, según el World Happiness Report, son seis: (1) prosperidad (PBI/capita); (2) capital social; (3) expectativa de vida saludable; (4) libertad; (5) generosidad; (6) baja percepción de corrupción.Y los contrapesos institucionales, tal como intentamos medirlos en este blog, son: (a) independencia judicial; (b) libertad de prensa y conectividad; (c) independencia del banco central.

El estudio analiza los cambios en los niveles de felicidad luego de una crisis económica. Cuando una crisis golpea a un país con "débil infrastructura institucional", la felicidad seguramente colapsará. Es lo que sucedió en Argentina en 2001: el Sr. De la Rúa no hizo nada para corregir el caos institucional del menemismo—y el Sr. Macri está haciendo lo mismo frente al desastroso legado del kirchnerismo [ver]. En cambio, la destrucción de riqueza causada por la crisis de 2007 no produjo grandes modificaciones en los indicadores de felicidad en Islanda e Irlanda, porque estos países contaban con sólidos fundamentos institucionales.

(*) World Happiness Report, Vol. 1 [ver].
______________

Monday, March 14, 2016

CORRUPCIÓN & TASAS DE INTERÉS: ¡OTRO GRAN TRIUNFO!

AM | @agumack

"...une crainte perpetuelle de ces sortes de gens, & surtout des Gouverneurs " — François Bernier

En enero de 2016, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's bajó la nota de Polonia citando los riesgos que el populismo representa para el sistema de "frenos y contrapesos institucionales". Lo describí como un "sensacional triunfo" para este blog [ver]. Gracias a Contrapesos, el vínculo entre las tasas de interés de largo plazo y los contrapesos de institucionales se hizo popular ... en el mundo. La idea circuló, y Standard & Poor's la retomó. ¡Fantástico! Aclaro que el enfoque original no es mío: me limito a recordar el aporte de grandes escritores como Trenchard y Gordon [ver], Montesquieu, Smith [ver], Galiani [ver], Beaumont [ver], Raynal y Necker [ver]. Sin olvidar, naturalmente, al gran François Bernier (1, 2, 3).

* * *

Ahora leo esta noticia, y me permito anotar otro triunfo para este blog [1]. El fondo soberano de inversión de Noruega, manejado por Norges Investment Management [2], acaba de prescindir de los servicios del asset manager brasileño BTG Pactual "after it became embroiled in a vast corruption scandal at Petrobras, the Brazilian oil group". ¡Espectacular! Damas y caballeros: ahora podemos poner 'nombre y apellido' al vínculo entre contrapesos institucionales, corrupción y tasas de interés. La pésima gobernanza de Petrobras genera un escándalo 'macro' que desemboca en una brutal contracción de la oferta de crédito. Un inversor noruego retira fondos de un gestor brasileño. No es una abstracciónes gente de carne y hueso.

Todos percibimos el daño moral de la corrupción. Hasta un niño lo entiende. Menos debatido porque menos entendido es el vínculo entre el alto costo del capital y la corrupción. La corrupción y las altas tasas de interés son dos caras de una misma moneda. Ambos fenómenos reflejan la debilidad de los contrapesos institucionales y el consecuente policy risk, con todo lo que implica sobre la (in)estabilidad de las posesiones y la oferta de recursos prestables en el mercado de crédito.

¡Gracias amigos noruegos!

¡Qué bien funcionan las buenas teorías!

¡Qué gran día para este blog!

[1] Madison Marriage: "Norwegian oil fund dumps Pimco", Financial Times, 14 de marzo de 2016.

[2] Ver el excelente sitio web del Norges Investment Management, con su impactante actualización a tiempo real de los valores. 
______________

Sunday, March 13, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 38


AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Brasil. Buen editorial del Financial Times sobre la situación en Brasil (*). El diario aplaude la actitud de la justicia. Marcelo Odebrecht, el ejecutivo que lideraba la mayor empresa constructora de América Latina, ha sido condenado a 19 años de prisión. Y ahora llega el turno de Lula, acusado de lavado de dinero. ¡Magnífico! Dice el FT: "It is hard to imagine that happening in other corruption-plagued Bric countries, such as Russia or China". El costado negativo, naturalmente, es la crisis económica. Hoy habrá una gran manifestación contra Dilma Rousseff en São Paulo, bajo el lema: "Ou você vai ou ela fica". El PBI per capita caerá 6.5% este año. El alto costo del capital resultado inequívoco de la debilidad de los contrapesos institucionales ha borrado los 'logros' socio-económicos de Lula. ¡Qué lección! El Financial Times concluye, de manera acertada: "The long-term gains from the purge may be large, but the immediate costs are huge".

(*) "Brazil's corruption probe leaves no one untouched", Financial Times, 11 de marzo de 2016.
_____________

[2] América Central. John Adams critica a Tucídides por no extraer la obvia conclusión de los episodios de destrucción y muerte en Grecia durante la Guerra del Peloponeso: habrá violencia en ausencia de un regimen político balanceado. Tiranías, oligarquías y regímenes demagógicos son sinónimos de violencia en gran escala. En A History of Violence, el periodista salvadoreño Óscar Martínez pone nombres propios a los centenares de asesinatos, violaciones y robos que ocurren a diario en El Salvador, Guatemala y Honduras (*). Sonia, vendida como prostituta (y tatuada con el 'Z' de Los Zetas), es liberada tras el pago de un rescate. Pero la policía la devuelve a los bandidos que después de violarladeciden quemarla viva. Un 'juez' luego absuele a los narcos. Y así sucede todos los días. En nuestro Índice de Contrapesos [ver], El Salvador, Honduras y Guatemala ocupan los puestos 84, 109 y 115. Adams tenía razón.

(*) Óscar Martínez. A History of Violence: Living and Dying in Central America. Londres: Verso, 2016. Lo vi en la reseña de Jude Webber: "An escape from violence", Financial Times, 12-13 de marzo de 2016.
________________

[3] Commodities & des-gobierno. La 'maldición de los recursos naturales' (resource curse) es el costo de producir 'commodities' en países carentes de contrapesos institucionales. En Blood Oil, el filósofo Leif Wenar propone un nuevo enfoque sobre el resource curse (*). El dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, acumula fortunas increíbles mientras uno de cada diez chicos muere antes de los diez años. Ditto para el neo-fascista Hugo Chávez en Venezuela. Gracias a la abundancia de recursos naturales, estos (des)gobernantes pueden prescindir de un principio-clave del republicanismo: "Rulers who gorge on resource rents have little need for taxation and thus can scarcely be cajoled into representation". Wenar propone (si entiendo bien la síntesis que Tom Burgis hace de su libro) un boicot a gobernantes que se apropian de la riqueza de sus países. ¿Pero cómo elegir los países? Los criterios de Wenar son: percepción de corrupción, encuestas sobre libertad de prensa "and so on". O sea: volvemos a lo de siempre—contrapesos, amigos, contrapesos.

(*) Leif Wenar. Blood Oil: Tyrants, Violence, and the Rules that Run the World. Oxford University Press, 2016 [ver] [VIDEO]. Lo vi en la reseña de Tom Burgis: "Another person's treasure", Financial Times, 5-6 de marzo de 2016.
________________

Monday, March 7, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 37

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Referenda. Correctamente, los holandeses utilizan el "a" para el plural de sustantivos latinos que terminan en "um". Musea es el plural de museum—y referenda (no referendums) es el plural de referendum. James Madison no era un gran defensor de los referenda. En todo momento, un líder popular puede sacar provecho de un referendum para luego intentar acumular la suma del poder. Apenas horas después de anunciado el voto sobre 'Brexit' (previsto para el 23 de junio), el popular alcalde de Londres Boris Johnson se presentó públicamente como líder del movimiento anti-UE. En la línea del gran Madison, un editorial del Financial Times llama la atención sobre el riesgo del "secuestro de la democracia directa" por populistas de todos colores (*). Mientras tanto, en Suiza, el partido ultra-nacionalista SPV promueve dudosos referenda anti-inmigración. Mamma mia.

(*) "The risk Switzerland runs with referendums", Financial Times, 23 de febrero de 2016.
______________

[2] Schroders. Schroders, un gestor de fondos (asset manager) inglés con £313bn en activos a su cargo (el segundo por tamaño en Europa), recientemente votó en contra de la propuesta del management de Experian de nombrar a su CEO como presidente de la Junta de Directores [ver]. Lo mismo hizo con Cairn Energy. Hasta aqui todo bien: el código de conducta del Institute of Directors busca evitar la acumulación excesiva de poder en manos del CEO. Pero ahora llega lo interesante. La semana pasada, el CEO de Schroders, Michael Dobson, fue nombrado presidente de la Junta de ... Schroders. Haz lo que digo pero no lo que hago. El Sr. Dobson se justifica afirmando que dada su amplia experiencia la maniobra va "in the best interests of the company". ¿Suena conocido?

(*) Chris Newlands: "Schroders under fire for classical City arrogance", Financial Times, 7 de marzo de 2016.
______________

[3] Adams. En 1787, John Adams publica en Londres el primer tomo de su Defence of the Constitutions of the United States of America, una larga defensa de los contrapesos institucionales. En el instante mismo en que una Asamblea popular se auto-declara única, advierte Adams, sus miembros pasan a ser ... oligarcas. Note esta magnífica frase, con itálicos del propio Adams: "They will destroy all equality and liberty, with the consent and acclamations of the people themselves" (*). Esto es exactamente lo que ha sucedido en Venezuela. El uni-cameralismo de Hugo Chávez creó, desde sus inicios, una corrupta oligarquía. Hasta tienen nombre propio: los boligarcas. El pueblo lo consintió y los aclamó. Me parece que es hora de traducir a Adams. A ver si encuentro el tiempo.

(*) John Adams. Defence of the Constitutions of the United States of America, 1787 [versión de Constitution.org].
______________

Sunday, March 6, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 36

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Brasil I. Es difícil encontrar un caso más completo, desde el punto de vista de los contrapesos institucionales, que la crisis de Brasil. El escándalo se inicia a nivel micro, como un problema de 'corporate governance' en Petrobras. Un directorio extremadamente politizado —hay muy pocos directores independientes— presiona al management para llevar adelante un desvío masivo de fondos. Cuando el poder judicial toma cartas en el asunto, y cuando se descubre la magnitud de las transferencias a favor de gente cercana al PT, el problema se convierte en macro. Note, de manera especial, el impacto sobre el crédito y las tasas de interés, consecuencia directa de las rebajas de rating crediticio de Petrobras y del Estado federal, y del arresto de André Esteves, principal accionista del banco de inversión BTG Pactual. Ahora Lula promete llevar la lucha a 'la calle'. ¡Es la batalla de los contrapesos!

(*) Alberto Armendáriz: "Lula busca trasladar su batalla a las calles", La Nación, 6 de marzo de 2016.
____________

[2] Brasil II. No se necesita un PhD en economía para entender la falta de crédito en países emergentes. Es más: si el PhD es de una universidad estadounidense, puede ser peor. Formados con libros de textos que dan por sentada la estabilidad de las posesiones, la independencia judicial y la separación de poderes, muchos economistas no pueden entender lo que sucede ... en sus propios países. El otro día por Twitter, @DickSchefer afirmaba que las altas tasas de interés en Brasil eran para él un auténtico misterio. Me permití citar esta entrada (no pareció interesarle). En el suplemento 'House & Home' del Financial Times, la cineasta brasileña Helen Beltrame-Linné cuenta su viaje a Suecia: "There is a lot of trust in Sweden. Swedes treat people with the expectation that they are basically honest, whereas in Brazil it's the reverse" (*). ¿No tendrá que ver con la confianza derivada de los contrapesos institucionales? [ver]. Brasil tiene altísimas tasas de interés; Suecia no sabe qué hacer para evitar que sigan bajando. Otra cosa: Beltrame-Linné nota que no hay empleadas domésticas en Suecia. Elemental: a menor costo del capital, mayores salarios.

(*) Nick Foster: "Winter is a creative time", Financial Times, 5 y 6 de marzo de 2016.
_____________

[3] Turquía. Otra pinturita desde el punto de vista de los contrapesos. El jueves pasado el gobierno turco cerró el diario Zaman, el mayor del país. El diario es considerado cercano al clérigo islamista Fethullah Gülen; en 2013, el actual presidente Tayyip Erdogan rompió relaciones con los seguidores de Gülen; el gobierno los acusa de montar una red de contactos con periodistas y jueces para investigar escándalos de corrupción en el poder ejecutivo (*). Bajo el título "La Constitución está suspendida", el diario llama la atención sobre "uno de los días más oscuros de la prensa turca". ¿Suena conocido? Todo estos esquemas, muy parecidos a los que conocemos en la Argentina, solo se sostienen durante escenarios de 'boom' de la liquidez global. Mi medición de la Liquidez Dolarizada Global, calculada con datos de la Reserva Federal, muestra una baja de 0.13% [ver]. De ahí las crisis políticas en países carentes de contrapesos institucionales.

(*) Ayla Jean Jackley & Darren Butler: "Turkish authorities seize newspaper close to cleric Gulen: state media", Reuters, 4 de marzo de 2016; Ricardo Girés: "Erdogan se incauta del mayor diario de Turquía", La Vanguardia, 6 de marzo de 2016.
_____________

Friday, February 26, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 35

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Lluís Amiguet I. El periodista catalán, uno de los tres editores de la genial sección 'La Contra' en La Vanguardia, está completamente desatadocasi todas sus entrevistas tienen los contrapesos institucionales como protagonista. ¡Excelente! El 18 de febrero fue el turno de Luciano Floridi, director del Internet Institute de Oxford y consejero de ética digital de la UE (*). No me convencen las quejas sobre el poder excesivo de Google o Facebook, pero admito que esta vez me quedé pensando. Dice el Sr. Floridi: "Facebook encierra riesgos mucho mayores que Google: ya tiene media vida de 1.000 millones de humanos y dentro de 20 o 30 años tendrá la vida entera de miles de millones. Ya experimentó con 689 mil usuarios, con un algoritmo para que unos recibieran malas noticias y otros solo buenas. (Los usuarios efectivamente cambiaron de humor). ¿Se imagina la influencia poco antes de un referendum trascendental que se decide por pocos votos?". Maquiavelo reconocía la importancia del humor de la gente como factor de estabilidad de una república. ¿Puede un algoritmo cambiar este humor? ¡Ojo!

(*) Lluís Amiguet: "O controlamos Facebook o nos controlará toda la vida", La Vanguardia, 18 de febrero de 2016. En Twitter: @LluisAmiguet. (Soy uno de los pocos humanos sin cuenta de Facebook, creo).
______________

[2] Lluís Amiguet II. Otra muy buena entrevista de 'La Contra': Daniel Innerarity, filósofo, autor de La política en tiempos de indignación (*). Da la sensación que el Sr. Innerarity lee a John Adams, que elogiaba la ideainspirada en James Harrington [ver]de un "gobierno de leyes, no de hombres". Según el Sr. Innerarty, lo ideal sería tener la suficiente capacidad institucional como para aguantar un "gobierno de chimpancés". El filósofo reflexiona sobre lo vulnerable que resulta un régimen democrático en medio de una crisis económica. Siempre ocurrió así [ver]. Pero las redes sociales están exacerbando el problema: "La combinación de democracia e hiperconectividad ha convertido la política en una campaña permanente". ¡Muy cierto! Y ahora viene lo mejor; lo dice el propio Lluís Amiguet: "Check and balance: que no haya poder sin contrapoder que evite los abusos—esto es La Contra". ¡Bravo! ¡Bravissimo!

(*) Lluís Amiguet: "Pagar un buen sueldo al político es de izquierdas", La Vanguardia, 24 de febrero de 2016. El Sr. Amiguet sigue escribiendo check and balance en singular; la expresión correcta en inglés es checks and balances.
__________

 [3] Evo Morales. Interesante nota del Financial Times sobre la derrota de Evo Morales en referendum para modificar la constitución y permitirle un cuarto mandato (*). El autor, Andrés Schipani, describe algunos de los escándalos de corrupción que involucran a Evo, como el puesto de su hijo en una compañía china que recibió contratos del Estado por US$500 millones. Es un tema recurrente: ausencia de contrapesos institucionales es corrupción. Quedé agradablemente sorprendido a leer el comentario del Sr. Schipani: "The blocking of Evo Morales’s desire to run for a fourth consecutive presidential term in Bolivia is an encouraging result in Latin America’s War on Checks and Balances". América Latina está en plena 'Guerra por los Frenos y Contrapesos'. ¡Excelente!

(*) Andrés Schipani: "Evo Morales learns the limits of power in Bolivia", Financial Times, 23 de febrero de 2016.
____________

Wednesday, February 17, 2016

¡OTRA VEZ 'LA CONTRA'! EL JUEZ VILLEGAS & LA INDEPENDENCIA JUDICIAL

AM | @agumack

"Nos enfrentamos a una corrupción sistémica" — Jesús Villegas

La sección 'La Contra' en La Vanguardia —o por lo menos Lluís Amiguet, uno de sus animadores— se ha volcado decididamente en favor de la idea más importante de la ciencia política: los contrapesos institucionales. ¡Excelente! El Sr. Amiguet entrevista al español Jesús Villegas, presentado como "Juez; secretario general de la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial" (*). Me permito reproducir (levemente editados) los dichos del juez Villegas. Note el énfasis en el carácter sistémico de la corrupción en ausencia de división de poderes. Dicho sea de paso: es el destino del gobierno del Sr. Macri si se niega a impulsar una reforma a fondo de nuestras instituciones.

Está claro que no es que nuestros políticos sean especialmente perversos, sino que a lo que nos enfrentamos es a una corrupción sistémica: lo que está pervertido es nuestro sistema de partidos. Mire, podemos investigar, enjuiciar y condenar a muchos corruptos, pero por muchos que investiguemos el sistema genera aún más. Así que lo que necesitamos investigar, juzgar y reformar es el sistema. Nos enfrentamos a una corrupción sistémica.

Los partidos se han convertido en máquinas clientelistas que para financiarse y ganar campañas necesitan redes de comisionistas. Si algún militante se niega a consentirlas, es marginado. Así que, por muchos corruptos que enjuiciemos, este sistema siempre generará más. El actual sistema judicial subordina los jueces a los políticos y no respeta la división de poderes, que es el pilar de la democracia. Pese a esa subordinación del sistema, la inmensa mayoría de los jueces han preservado su independencia.

No es una historia de buenos y malos, sino el cuento de un sistema malo en el que los partidos políticos han invadido todos los ámbitos de la vida pública y las instituciones mucho más allá de lo que preveía la Constitución y es aconsejable para nuestra democracia. Nuestra justicia está hoy afectada de un sistema clientelar. El Consejo Generla del Poder Judicial (CGPJ), cuyos miembros son elegidos por los partidos políticos, decide desde si me concede un permiso a si me abre una inspección; me suspende de empleo y sueldo, o me aparta de la carrera. Eso es intimidatorio.

En 1985, la enmienda Bandrés logró que todo el gobierno de los jueces lo elijan sólo los políticos. Abusaron de todo: la elección del CGPJ se ha convertido en un cambalache entre partidos y se filtran a la prensa los nombres de los presidentes de los grandes tribunales antes incluso de que los elijan los vocales. Hoy los partidos negocian y eligen al presidente del Supremo y del CGPJ... En el Tribunal Constitucional, ya ni son jueces, son magistrados. El Constitucional está tan desprestigiado que no es capaz de cumplir las funciones que le asigna la Constitución. Para empezar, su presidente tiene carnet de partido.

Esa sensación generalizada de que a los jefes de los jueces los eligen los partidos ha contribuido a la sensación de impunidad de los poderosos que lastra a nuestras instituciones. Estamos en un tiempo nuevo en el que vamos a repensar nuestro sistema y el judicial, estoy seguro, que también será reformado con el amplio consenso que necesita... [Muchos políticos] también están hartos, porque tal vez se beneficien del sistema a veces, pero lo sufren cuando están en la oposición. Una mayoría de legisladores querrían volver al equilibrio de poderes previsto por la Constitución.

La mitad del CGPJ deberían elegirlo directamente los 5.000 jueces españoles, y la otra los representantes de los ciudadanos. Deberían ser todos los jueces quienes votaran y no a través de las asociaciones de jueces, ya que todas tienen orientación ideológica.

(*) Jesús Villegas: "El sistema crea más corruptos de los que podemos juzgar", La Vanguardia, 16 de febrero de 2016.

_________________

Monday, February 15, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 34

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Ian Buruma. Preocupado por el auge del populismo en las democracias "desquiciadas" de Occidente, el periodista e intelectual holandés Ian Buruma exige imponer límites al poder de líderes elegidos democráticamente (*). Sin proponerselo, el autor reflota la concepción antigua de la democracia, magistralmente presentada por John Adams: todo poder sin límites —aún si proviene de una elección popular— resultará arbitrario y abusivo. Ya lo sabemos. Pero el mérito de Buruma consiste en decirlo abiertamente: "Lo que se viene desmoronando ininterrumpidamente no es la democracia, sino las limitaciones que, para Tocqueville, eran esenciales para que la política liberal funcione. El auge de las redes sociales significa que la gente tiene más poder para elegir a estafadores sedientos de poder". No estoy de acuerdo con el uso que Buruma hace de Tocqueville (prefiero esta referencia). Pero su advertencia sobre la importancia de los contrapesos —en lo que llamamos 'democracia' en el siglo XXI— es muy acertada.
 
(*) Ian Buruma: "Una democracia desquiciada", La Vanguardia, 15 de febrero de 2016.
_____________

[2] Comprar elecciones. En línea con la nota anterior, Simon Kuper (otro intelectual holandés) publica un preocupante artículo sobre la compra de ... elecciones. La tendencia es global (*). Diversos grupos de EEUU dan apoyo financiero a Netanyahu en Israel, a los anti-Brexit en el Reino Unido y a los anti-musulmanes en Holanda. Mientras tanto, Rusia financia a partidos anti-EU en Europa, China a la ANC en Sudáfrica, Arabia Saudita al partido oficialista en Malasia. La lista podría alargarse indefinidamente; probablemente hubieron muchas valijas desde Venezuela para la campaña de CFK. Kuper agrega que la presencia de subsidiarias de compañias multinacionales —además de las redes ilegales de lavado de dinero— convierten a esta tendencia en prácticamente irreversible. "It turns out that national elections —like national tax systems and national defence— no longer work very well in an unregulated globalised world". Razón de más para exigir robustos contrapesos institucionales.

(*) Simon Kuper: "How to buy a foreign election", Financial Times, 13-14 de febrero de 2016.
____________

[3] Adam Smith. ¡Me equivoqué! Mi primera impresión sobre el libro editado por Ryan Patrick Hanley sobre Adam Smith resultó completamente errónea (ver) (*). Llevo leídos 9 artículos sobre un total de 32 y al menos dos de ellos enfatizan la seguridad como el principio-clave de la prosperidad según el economista escocés. En "The Scottish Enlightenment" (pp. 105-119), Nicholas Phillipson escribe: "It was security that was the real engine of progress". Jerry Evensky, en "The Wealth of Nations" (pp. 67-88) menciona security en cinco oportunidades y concluye: "Thus in Smith's analysis security is the sine qua non of the dynamic in accumulation, investment, and growth". ¡Excelente! No descarto que estos autores hayan leído mis comentarios (tuve un intercambio de mails con N. Phillipson). Hasta ahora, sin embargo, no he visto referencias al gran criterio de Adam Smith sobre la seguridad: la independencia judicial. Sigo leyendo.

(*) Ryan Patrick Hanley. Adam Smith. His Life, Thought and Legacy. Princeton University Press, 2016.
______________

Friday, February 12, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 33

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Adam Smith. Compré ayer, en la magnífica librería Alibri en Barcelona (Balmes 26) esta 'guía' de lectura de Adam Smith, editada por Ryan Patrick Hanley (*). Hay 32 artículos cortos que cubren prácticamente todos los aspectos del pensamiento de Smith. Iré ofreciendo mini-reseñas de los más interesantes. Por lo que veo, ninguno de los autores enfatiza la seguridad —basada en la independencia judicial—como criterio de la prosperidad y del costo del capital. Los lectores de Contrapesos saben que ése es mi punto de vista (1, 2). Ésta es mi hipotesis: todos los autores enseñan en Universidades de EEUU y Europa. En consecuencia, dan por sentado un regimen institucional basado en la seguridad y estabilidad de las posesiones (incluyendo el tenure de jueces). Pero Smith era escocés—y entendía las diferencias institucionales entre Escocia e Inglaterra. Por eso creo que la mejor manera de entender a Adam Smith es ... pasar una temporada en países 'emergentes'.

(*) Ryan Patrick Hanley. Adam Smith. His Life, Thought and Legacy. Princeton University Press, 2016. 
______________

[2] China. Hay cada vez más evidencia sobre: (1) la amplitud de la fuga de capitales; (2) el giro autoritario del gobierno de Xi Jinping. Macarena Vidal Liy, analizando la "acumulación de poder", piensa que Xi pretende ser visto como "el Mao del siglo XXI" [ver]. Heather Timmons cita la cifra de $676 billion en fuga de capitales en 2015 [ver]. Lo cierto es que la desaparición de personas forma parte de la vida cotidiana—incluso en Hong Kong: "Beijing is believed to have abducted several Hong Kong booksellers, and forced the public 'confessions' of two Swedish citizens on Chinese television and the ejection of one from China. The government is also believed to be behind two Chinese citizens being 'disappeared' from Thailand [...] Chinese political risk is now in the center of investors' radar screens." La hiper-inseguridad está agravando la fuga de capitales. Sin confianza sobre la vida, la libertad y las posesiones, China no pasará de periferia exportadora a centro de innovación. Lo resume de manera genial el empresario Willy Lin: sus fábricas no pueden pasar de la exportación al mercado interno porque "credit risk is too high, especially in the current climate" (*). ¿Contrapesos y costo del capital, anyone?

(*) Ben Bland: "China manufacturing: adapt or die", Financial Times, 4 de noviembre de 2015.
_______________

[3] Inversores pasivos. Parece lógico pensar que el auge de los inversores bursátiles 'pasivos', que indexan sus posiciones a distintos índices de acciones, tiene que coincidir con una menor calidad de la gobernanza en las empresas. Dada su actitud pasiva —por definición, nunca amenanzan con vender sus acciones— estos inversores no monitorean la calidad del 'management'. No es así (*). Según Ian Appel, Todd Gormley y Donald Keim, el impresionante 'boom' de fondos indexados lleva a mejoras en la calidad de la gobernanza:

To examine whether and by which mechanisms passive investors influence firms’ governance, we exploit variation in ownership by passive mutual funds associated with stock assignments to the Russell 1000 and 2000 indexes. Our findings suggest that passive mutual funds influence firms’ governance choices, resulting in more independent directors, removal of takeover defenses, and more equal voting rights. Passive investors appear to exert influence through their large voting blocs, and consistent with the observed governance differences increasing firm value, passive ownership is associated with improvements in firms’ longer-term performance.

 (*) Ian Appel, Todd A. Gormley & Donald B. Keim: "Passive Investors, not Passive Owners", Journal of Financial Economics, Febrero de 2016.
_______________

Tuesday, February 9, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 32

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] España. Hace tiempo que deseaba comentar este artículo, pero no encontraba la referencia. Milagros Pérez Oliva analiza el malaise político-económico de España y encuentra su fuente en el excesivo poder de los partidos políticos, en particular el PSOE y el PP (*). Pero es importante entender que, hacia 1975, los españoles deseaban que así fuera porque —tras largas décadas de franquismo— los partidos eran vistos como perfectamente legítimos. Pero claro, tantos años de poder sin freno terminan por generar corrupción en gran escala. "El sistema de la Transición 1975-1979 dio todo el poder a los partidos políticos. Era la parte más dinámica de la sociedad; tenían una gran legitimidad. Pero se convirtió en un sistema sin contrapesos externos —los partidos controlan incluso el Tribunal de Cuentas que les ha de fiscalizar— y terminan por colonizar todo el aparato institucional". Brillante.

(*) Milagros Pérez Oliva: "Esos viejos dinosaurios", El País, 17 de mayo de 2015.
________________

[2] Norges Bank.Yngve Slyngstad, el CEO del mayor Sovereign Wealth Fund, advierte a los bancos estadounidenses que deben separar la función de CEO de la de presidente del directorio (*). En JPMorgan, Goldman Sachs y BankofAmerica —entre otros— un mismo individuo acumula las dos funciones. Me gusta la actitud de los noruegos en materia de corporate governance. La idea central es que el directorio debe funcionar como un check o 'freno' ante el riesgo de malas decisiones del management. Por un lado, debe haber una mayoría de directores independientes; por otro lado, si el organismo encargado de monitorear al CEO está presidido por ese mismo CEO, aumentará el riesgo empresario. La contracara del riesgo es altas tasas de descuento—y un menor valor de las acciones. Es el costo del capital amigos, el costo del capital. (Vea esta espectacular actualización a tiempo real del valor del fondo noruego).

(*) Richard Milne: "Norway’s oil fund urges US banks to split CEO-chairman role", Financial Times, 7 de febrero de 2016.
_______________

[3] Venezuela. Las noticias que llegan de Venezuela son tan espantosas que uno dispone de decenas de referencias. Me gusta esta del Financial Times, porque menciona en un mismo artículo —aunque sin establecer explícitas relaciones de causalidad— la corrupción, la inseguridad y la ausencia de contrapesos institucionales (*). "The country's institutions have been gutted and corruption has soared amid a lack of checks and balances [...] the government controls the Supreme Court and the central bank. Corruption is rife and violence is out of control: 25,000 murders las year made Venezuela one the deadliest countries in the world". Una ama de casa agrega: "Este gobierno es inútil y peligroso". El gran John Adams comentaría: "¡Te lo dije!". Ausencia de contrapesos institucionales es corrupción es des-gobierno es inseguridad sobre la vida, la libertad y las posesiones.

(*) Andres Schipini: "Ours is a nation of thugs", Financial Times, 1 de diciembre de 2015.
________________

Saturday, February 6, 2016

JOHN BANVILLE EN "LA CONTRA"

AM | @agumack

"Las masas sólo se movilizan ante ideas simples" — John Banville

Imperdible entrevista de Lluís Amiguet al escritor irlandés John Banville [1]. Antes de comentarla, quiero felicitar a Lluís Amiguet, Víctor-M. Amela e Ima Sanchís, que pilotean la sección 'La Contra' en La Vanguardia. Nunca dejo de leerla; tomo café solamente en bares que tienen La Vanguardia, para asegurarme de leer la entrevista del día. Los entrevistados son personalidades del mundo artístico y político de paso por Barcelonageneralmente para presentar un libro. Hay catalanes naturalmente, pero la mayoría son extranjeros. Lo que los une —y ésta es la 'chispa' de la sección— es que se trata de personajes fuera de lo común [2]. Además, no descarto que el equipo de 'La Contra' lea Contrapesos; el otro día quedé atónito al leer esta frase de Lluís Amiguet, al final de una entrevista al ex-presidente del Banco de España:

Ante el caudillismo democrático, checks and balances

John Banville define a la Unión Europea como "un monumento a la civilización". ¡Cien por cien de acuerdo! "Te atienden, te miman". Desde el punto de vista de los contrapesos institucionales, es una de las regiones mejor gobernadas del mundo; de hecho, es la mayor zona de derechos humanos y libertad en la historia de la civilización. Los argumentos del Sr. Banville recuerdan una idea-clave de John Adams: tengamos cuidado, en política, con ... lo simple. El éxito del gobierno mixto proviene justamente de introducir complejidad en la forma de gobierno. Sin el equilibrio proporcionado por el Senado, por jueces independientes y por una prensa libre, el poder ejecutivo derivará rápidamente en gobierno despótico [4]. Esto dice John Banville:

Las masas sólo se movilizan ante ideas simples, pero la realidad no lo es. Irlanda es una sociedad compleja, y cuando la quisieron reducir a una idea simple, capaz de movilizar a las masas, nos despertamos todos bañados en sangre... Tanta muerte y tanto odio ... ¡Para nada! Reflexionemos antes reducir la realidad a ideas simples. Sea periodista y no propagandista: dude y haga dudar. Yo soy eso que hoy suena rancio: cuidando el mundo. Me disgusta lo que nos separa y amo lo que nos une, como la Unión Europea.

La Unión Europea es una obra de tecnócratas, una realidad compleja y difícil de reducir a una sola idea usada por caudillos para guiar a las masas. Yo la quiero como a un buen restaurante: ¡Qué monumento a la civilización! No divida, una ... O prepárese para la violencia. Nunca se sienta a salvo de la violencia, porque está dentro de cada uno de nosotros. Un día discutí en Londres con un auditorio que decía que la guerra era cosa del pasado y al día siguiente Bosnia era un matadero en el centro de Europa.

¡Excelente! A notar el riesgo de 'lo simple' en política; sin complejidad, habrá violencia, destrucción y guerra. Es exactamente la idea detrás de los checks and balances, o contrapesos institucionales.

[1] "Cuanto más te cuesta escribir algo, menos cuesta leerlo", La Vanguardia, 3 de febrero de 2016.

[2] Otro diario de Catalunya (El Periódico) ha copiado la idea, pero en lugar de entrevistar a gente extraordinaria, optaron por lo que llaman 'gente corriente'. El problema de la gente corriente es que la veo todos los días reflejada en ... mí mismo.

[3] "Ante el caudillismo democrático, check and balance (análisis y contrapoderes)", es la frase completa de Lluís Amiguet. ¿Por qué 'análisis'? Check se usa en sentido de freno, barrera. ¿Y por qué en singular? La expresión correcta es checks and balances, en plural. La mejor traducción castellana es "frenos y contrapesos". En 1836, el porteño Manuel Moreno propuso el "sistema de equilibrio y contrapeso", acaso la primera traducción castellana.

[4] En Irlanda, el país de John Banville, el electorado rechazó hace poco, en referendum, una propuesta de abolir el Senado. La idea era ahorrar. ¡Pero ojo que el ahorro puede salir muy caro!
_________

Thursday, February 4, 2016

LA ANGUSTIA DE LA REPÚBLICA. AMBROGIO LORENZETTI, SIENA Y PATRICK BOUCHERON. NOTA 2

AM | @agumack

"... une période de très grande instabilité politique" — Patrick Boucheron

El 29 de mayo de 1339 Ambrogio Lorenzetti recibe 55 florines en pago por su obra maestra, los magníficos frescos del Buen (y Mal) Gobierno. En el último capítulo del libro, Patrick Boucheron proporciona datos interesantes sobre el contexto [1]. Siena está en medio de una tremenda crisis financiera. En abril de 1339, mercaderes y banqueros publican "un constat alarmant de la crise du crédit qui sévissait alors à Sienne". La situación llega a tal extremo que el gobierno (republicano) decide abolir la prisión por deudas, ya que, de aplicarse la ley, prácticamente todos los cuidadanos deberían ir presos.

¡Cómo se repite la historia! La secuencia de eventos es así. La república crea las condiciones de la prosperidad: libertad comercial, seguridad de la propiedad, abundancia de capitales. Pero la prosperidad lleva a excesos de codicia y especulación. Entonces llega una crisis financiera que contrae el crédito. La crisis genera desempleo, pobreza y desigualdad. Ahí comienza la tentación del gobierno de uno solo, deseado por una parte del electorado para castigar a los especuladores y poner la casa en orden. Es decir: el éxito mismo de la república —al desembocar en una crisis financiera— termina creando las condiciones de su ... desmantelamiento. Es lo que pasó en la Argentina en 2001; en grandes partes del mundo occidental, el populismo es la respuesta a las crisis de Lehman Brothers y de la eurozona.

* * *

Pero volvamos a Siena en 1339. Boucheron nota que los que tienen dinero "reinvierten masivamente sus capitales especulativos en títulos públicos y en propiedades, dejando de lado la inversión productiva" (p. 213). Aquí la cosa se pone particularmente interesante: "Los artesanos y emprendedores de Siena no tienen más remedio que recurrir a los usureros; al hacerlo se empobrecen, y entonces se deteriora el mercado de trabajo". Más claro imposible: a mayor costo del capital, menores salarios. Por eso el pueblo sale a la calle gritando:

Viva lo 'nperadore e muoia li Nove

Los Nueve son los representantes de la "oligarquía mercantil" de la ciudad [2]. El pueblo quiere un emperador. ¿Suena conocido? Es exactamente el esquema que proponemos en Contrapesos para entender la situación actual. Note el aspecto sorprendentemente 'globalizado' de los eventos. La crisis financiera se origina en los defaults de la corona de Inglaterra bajo Eduardo I [ver]; los vínculos entre bancos 'internacionales' de Siena, Florencia y Génova expanden prodigiosamente el crédito en el auge, pero lo contraen proporcionalmente en el pánico; ante la crisis, los inversores eligen activos seguros. Exactamente como sucede en el siglo XXI [3].

[1] Patrick Boucheron. Conjurer la peur: Sienne, 1338. Essai sur la force politique des images. Paris: Seuil, 2013. Hay dos ediciones; una bastante lujosa y cara (€33), con gran cantidad de ilustraciones. La edición de bolsillo que tengo (€9.50) tiene menos imágenes, pero conserva la larga bibliografía y un anexo con los textos traducidos. Las referencias a la situación política actual son todas mías. El Sr. Boucheron se limita al análisis de la pintura en su contexto. Ver otras entradas del blog dedicadas a Ambrogio Lorenzetti: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8.

[2] Quentin Skinner: "Ambrogio Lorenzetti's Buon Governo frescoes: Two Old Questions, Two New Answers", Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, LXII, 1999. La referencia a la "oligarquía" sugiere, naturalmente, un régimen político poco equilibrado.

[3] Martin Wolf, el economista del Financial Times, acierta al afirmar que las crisis financieras son inevitables, pero que es necesario hacer lo imposible para mitigar sus efectos. ¡El riesgo es el populismo anti-republicano! Sobre la crisis financiera de Siena, Boucheron cita el estudio de Gabriella Piccini: « Il sistema senese del credito nella fase di smobilitazione dei suoi banchi internazionali. Politiche comunali, spesa pubblica, propaganda contro l'usura, 1332-1340 », en  Fedeltà ghibellina, affare guelfi. Saggi e riletture intorno alla storia di Siena fra Duecento e Trecento. Pisa: Pacini, 2008, vol. 1, pp. 209-289.
_____________

Wednesday, February 3, 2016

CUADERNOS DE JOHN ADAMS, No. 31

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Directores. En países con bajo costo del capital, los miembros independientes del directorio de empresas intentan actuar como 'freno' o check ante el riesgo de decisiones impulsivas del management. Muchas de estas decisiones involucran costosas fusiones y adquisiciones que destruyen valor. Andrew Hill comenta el libro de Jeff Gramm Dear Chairman. Board Battles and the Rise of Shareholder Activism (New York: HarperCollins, 2016) (*). Gramm —inversor y profesor de la Columbia Business School— relata en detalle la pelea entre el CEO de General Motors Roger Smith y Ross Perot, el director independiente que intentó frenar la desastrosa compra de Hughes Aircraft. Hill destaca "the value of true director independence". La historia es siempre la misma: se necesitan contrapesos institucionales (y liderazgo) para manejar los riesgos, bajar las tasas de descuento, y generar prosperidad—tanto en el gobierno de las empresas como en el de países. (Note el título de la nota y la referencia a smug CEOs y somnolent shareholders—para pensar).

(*) Andrew Hill: "Lasting lessons from smug CEOs and somnolent shareholders", Financial Times, 2 de febrero de 2016.
_______________

[2] Sex ratio. Los ataques sexuales de Colonia contribuyeron a cambiar la percepción sobre la llegada masiva de inmigrantes musulmanes a Alemania. La excelente nota de Roula Khalaf ayuda a entender lo que está pasando (*). No se trata de cómo una religión (el islam) percibe a las mujeres, sino simplemente del ... sex ratio de los inmigrantes. Khalaf cita a Valerie Hudson, profesora de ciencia política en Texas A&M University, y su explicación del 'efecto-patota' de un sex ratio tan sesgado hacia los varones: "When you get a surplus of young men in a society, you have the beginnings of a collective activity in which they take what society has denied them". Si esto es así, da lo mismo su religión—siempre actuarán como patota violenta. Por eso Canadá no tiene problema en recibir inmigrantes musulmanes, pero prefiere familias enteras. Khalaf concluye: "A normal sex ratio is a public good". Equilibrio, amigos, equilibrio.

(*) Roula Khalaf: "Cologne and the immigration sex ratio dilemma", Financial Times, 13 de enero de 2016.
_______________

[3] China. Daniel Bell publica una defensa del modelo político chino que une "meritocracy at the top, experimentation in the middle, and democracy at the bottom" (*). ¿No es acaso una versión del gobierno mixto de Aristóteles-Platón-Polibio? En todo caso, estamos en un momento interesante para testear estas ideas. Por un lado, el auge del populismo en Occidente muestra el cansancio de parte del electorado con nuestros modelos "one person, one vote", que Bell llama uno de los "key flaws of electoral democracy". Por otro lado, las cosas se están complicando en China. ¿Podrá su liderazgo 'meritocrático' convertir al país en un centro de crecimiento e innovación, ahora que el modelo de periferia exportadora parece agotado? Tengo serias dudas. A pesar de los problemas, la apuesta de buen gobierno sigue estando en Occidente—en particular en Europa del Norte, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

(*) Daniel A. Bell. The China Model: Political Meritocracy and the Limits of Democracy. Princeton University Press, 2015.
________________